Tengo la sensación de que un día miraré mi plato y en las ondas de mi sopa leeré “Facebook”.

sopaface

Esto no es más que una imagen que se me viene a la cabeza después de escuchar unas cuantas frases en distintas conversaciones (aunque algunas concurren en la misma conversación), en las que alguien, sin remedio, suelta el nombre de esta red social.

No es de extrañar“, le comentaba el otro día a algunos de mis alumnos que se quejaban de no poder hablar con sus amigos sin que alguien lo nombrara, “si tenemos en cuenta algunos de sus números“:

  • Los servidores de Facebook manejan más de 500 millones de usuarios, por lo que es difícil que en nuestro grupo de contactos (del mundo real) no haya nadie que haya dado de alta su perfil (aunque luego no lo use). El 70% de usuarios NO se encuentra en Estados Unidos.
  • Se publican unos 6.000 millones de posts, incluidas más de 3.000 millones de imágenes al mes, así que seguro que hay unas cuantas personas que algo “han visto” o “han leído” en Facebook.
  • Sumando el tiempo que pasan los usuarios en Facebook, tenemos 16.000 millones de minutos al día: o sea, que parece ser que cada uno de los usuarios pasa algo más de media hora diariamente leyendo su muro de Facebook. Sin embargo hay muchos perfiles práctica o totalmente inactivos, por lo que esa media hora se convierten en cuarenta y cinco minutos o más.
  • De media, el usuario de Facebook tiene 130 amigos con los que hablar de Facebook dentro y fuera de la red social.
  • Además, más de 100 millones de usuarios de Facebook, se conectan mediante un dispositivo móvil, seguramente mientras están hablando contigo, para enseñarte algo que han visto allí.

Por lo tanto no es difícil escuchar cosas como estas:

“Hace años que no sé nada de él. Hasta le he buscado en Facebook y no lo he encontrado”.

“¿Cómo que no lo sabías? Si lo he puesto en Facebook esta mañana”.

“Cuando llegue a mi casa te pongo un mensaje por Facebook para recordártelo”.

“¡Eh, hola!”, “¿Lo has visto?”, “Sí, qué bueno”, “Vale, seguimos hablando por allí”. El tercero en la conversación: “¿qué dices?”, “Hablábamos de una foto que ha puesto en Facebook”.

“Yo no tengo ni Facebook ni ná”… hasta los que no tienen Facebook, hablan de Facebook.

¿Escuchas o mantienes tú conversaciones sobre Facebook? ¿Con qué frecuencia? ¿Es que no podemos hablar de otra cosa?

Nota: Estoy todo el día conectada en Facebook, si queréis también me podéis comentar por allí 😉

Anuncios