Etiquetas

, , , ,

La mayoría de los internautas saben distinguir entre una noticia verdadera, un rumor o un bulo en Internet. Al menos esa es la conclusión a la que llegó la Asociación de Internautas en el III Estudio sobre bulos y fraudes en Internet (sept-2012), pero la realidad es que se siguen reenviando muchos de esos bulos.

Los hoax, bulos que circulan por la red, son noticias falsas difundidas por medios electrónicos, tales como foros, mensajes de correo electrónico o publicaciones compartidas en las redes sociales como Facebook.

Los encontramos de muchos tipos:

  • Sobre salud: Virus incurables, enfermedades raras, personas que padecen la enfermedad y solicitan ayuda económica o apoyo a través de un “Me gusta”.

Un ejemplo es el caso de Maria Claudia, una niña con una enfermedad llamada Fibrodisplasia Osificante Progresiva o FOP. Su caso fue REAL, pero desgraciadamente la niña murió hace unos años y, sin embargo, el mensaje sigue circulando por Internet ofreciendo un número de cuenta corriente a la que hacer aportaciones económicas para su cura. Dependiendo de la versión del mensaje, este número de cuenta cambia.

  • Sobre personas, instituciones o empresas: son mensajes para degradar la imagen pública de las mismas.

Por Ejemplo: Google y Gmail serán de pago; Actimel reduce las defensas producidas naturalmente por nuestro cuerpo; Redbull tiene un componente venenoso; o el famoso Ricky Martin-Mermelada-Perro.

  • Otros tipos: Cadenas de solidaridad, cadenas de la suerte, cómo hacerse millonario, premios ofrecidos por grandes compañías y otras leyendas urbanas.

Otro ejemplo. Mensaje de la Policía Nacional: Este mensaje va dirigido a los que salen por al noche o de cine y a los que salen de la universidad y a la salida de los colegios.

Si encuentran a un niño que llora en la calle, con una dirección en la mano, y le dice que lo acompañe a esa dirección (aunque sea cerca), llamen o llévenlo a la policía y no a la dirección indicada…… Este es el nuevo método que están usando para el secuestro, robo y violaciones. Les ruego copiar y pegar y envíalo a los que más puedas para informar y evitar con ello un gran dolor a las familias.

Y como estos, muchos más.

Los objetivos de estos hoax son también muy variados:

  • Pueden tener fines lucrativos, algunos de ellos incorporan números de cuentas corrientes para hacer un “donativo”, o pretenden estafar al usuario con “promesas sobre el futuro laboral” o “premios a cambio de los gastos de envío”.
  • Pueden intentar engañar al usuario para que revele datos personales, que junto con su dirección de correo electrónico, son incorporados a bases de datos que luego se utilizarán para envío de publicidad no deseada y SPAM.
  • Pueden contener archivos adjuntos con virus.
  • Pueden intentar crear alarma social o manipular la opinión pública con datos aparentemente veraces.

Los efectos que tienen la propagación de este tipo de mensajes también son de diferente nivel de perjuicio en función del tipo de hoax que se trate:

  • Los que solicitan datos personales, cadenas de solidaridad o de la suerte, acumulan en bases de datos, interminables listas de direcciones de correo electrónico, que se usarán para enviar mensajes no solicitados a las personas que reenviaron el mensaje. SPAM.
  • Los que solicitan donativos, ni que decir tiene: tendrán un efecto económico negativo para quien caiga en la trampa.
  • Si abrimos un archivo adjunto infectado con un virus, nuestro ordenador quedará también infectado.
  • Se causan molestias innecesarias a personas que han sido objetivo de un bulo para dañar su imagen o que de buena fe participaron en una cadena y el mensaje quedó firmado con su nombre.
  • Otros simplemente serán molestos mensajes recurrentes en el timeline o muro de nuestros perfiles en redes sociales.

Por todo esto, no están de más unos pequeños consejos sobre pautas de reconocimiento y actuación frente a mensajes “sospechosos”:

  • Suelen ser anónimos o muestran la imagen corporativa de una organización (real o ficticia).
  • Son atemporales o no dan pistas sobre la fecha, a fin de que la cadena persista el mayor tiempo posible.
  • Suelen tratar un tema “gancho” muy llamativo, de tipo social o económico, para atraer al internauta, acompañado de una petición de reenvío a todos los contactos.
  • Si son en castellano, serán muy neutros en los modismos, para asegurar la internacionalización del mensaje en los países de habla hispana.
  • Se aconseja no compartir, ni reenviar estas cadenas, ni abrir los archivos adjuntos.
  • Es aconsejable investigar un poco en Internet sobre la veracidad del mensaje. Si el remitente es una institución o una empresa, en su página web o en su blog, habrá publicado ese mismo mensaje. También puede ayudarnos una búsqueda literal en Google de una de las frases del mensaje.

Y quizás el más fácil de todos los consejos: apelar al sentido común y de la prudencia; no creerse todo lo que circula por la red, ni confiar en todas las fuentes sin haber contrastado la información.

¿Has detectado últimamente algún mensaje de este tipo? Puedes compartirlo en los comentarios, así nos ayudarás a todos dándolo a conocer.

Anuncios